Chipirones en su tinta

Ya estoy de vuelta de vacaciones y la verdad que he tenido la oportunidad de probar y conocer un montón de platos que me han encantado y que sin duda, probaré a hacerlos en casa, para compartirlos con vosotros, en concreto de la cocina Portuguesa. Pero antes de que empiece con mis pruebas, tenía algunas recetas pendientes, que entre viajes, idas y venidas del verano, no me ha sido posible escribiros.

Uno de los últimos platos que ha triunfado este verano, fueron estos chipirones, reconozco que me da algo de pereza hacerlos, solo por lo pesado que se puede hacer el limpiarlos, pero el resultado final, merece la pena cualquier esfuerzo... de verdad, que salen increibles, y quedaréis como reyes el día que los hagáis.





Ingredientes:

16 Chipirones pequeños
2 cebollas
1 pimiento verde
2 dientes de ajo
2 tomates
Aceite de oliva
1 vaso de vino blanco
1 vaso de agua
sal
40 gr. de tinta de calamar.

La primera parte, limpiar los chipirones, quizá es la mas costosa y merece la pena esforzarse y hacerlo bien, ya que algo de tierra o que el chipirón no quede limpio, podría arruinarnos el plato.

Para ello los ponemos bajo el grifo, tiramos de los tentáculos para que salgan con ellos, las tripas, si lo hacemos con cuidado, no habrá problema, sacamos la pluma y les quitamos el pico. Que quede la bolsita bien limpia, metiendo el dedo hasta el final. Si los chipirones, son muy frescos, no habría que quitarles la piel, pero yo la quito por asegurarme que no quedará un sabor fuerte al final.

Una  vez bien limpios, reservamos los chipirones, junto con los tentáculos y las aletas, el resto lo tiramos todo.

Otra variación que hago en la receta, es que no los relleno, me gusta echar los tentáculos y las aletas a la salsa, ya que esta gana en potencia y sabor.

Preparación de la salsa

En una sartén, echamos un chorrito de aceite de oliva, añadimos en primer lugar la cebolla, junto con el pimiento verde, tras un par de minutos los ajos picados, y a continuación, las patas del calamar y las aletas, cuando se hayan cocinado, añadimos los dos tomates pelados y picados, freímos todo bien durante unos minutos, después el vino blanco, que dejamos reducir, para que desaparezca el alcohol y el agua en último lugar, junto con la tinta del calamar. Rectificamos de sal.

Pasamos toda la salsa, por la batidora, hasta dejarla bien fina, será una salsa con mucho cuerpo.

Por último, en una plancha bien caliente, cocinamos los chipirones, hasta que estén algo doraditos, vuelta y vuelta, si no se cocinan demasiado no endurecen.

Presentación:

En un plato colocamos tres o cuatro chipirones, y los bañamos con la salsa de tinta. Los podéis servir solos o bien acompañados de arroz blanco si queréis que sea un plato mas consistente.

Eso si, un vino blanco o verde bien bien frío, para acompañar, IMPRESCINDIBLE !!!



Comentarios

Entradas populares de este blog

Bizcocho de Naranja y Pasas

Crema de Gambones

Galletas de Avena, naranja y jengibre