Tiramisú

La verdad que ya tenía ganas de compartir esta receta, porque es mi postre estrella (¡como hija de Italiano no me quedaba otra !!), mucha gente hasta el día de hoy me ha pedido esta receta, y sobre todo lo que mas me han pedido es que lo preparara, ya que estaban hartos de oir lo buenísimo que me salía... jajaja, así que aquí os mando un trocito virtual, pero lo que espero, es que lo podáis probar en persona.

No es la receta clásica de Tiramisú italiano, ya que uno de los ingredientes que suele llevar, como la esencia de Mandorla, a mi, personalmente, no me gusta, me resulta muy amarga y la sustituyo por esencia de vainilla.



Ingredientes:

2 Tarrinas de queso Mascarpone  o Philadelphia.
400 ml de Nata fresca, 35% materia grasa.
3 Huevos
200 gr de Azúcar glás
1 chorrito de esencia de Vainilla líquida.
2 bolsas de Bizcochos de Soletilla
1 tazón de café de cafetera
Licor de Crema de Orujo
2 cucharadas soperas de Azúcar
Cacao en polvo.


Podéis preparlo en varios formatos, individuales en moldes o copas, o hacer una tarta grande de Tiramisú, que es la receta que yo os voy a dar, a pesar de que en la foto, para que viérais las capas mejor, he hecho uno individual.

Primero, preparamos la crema con la que vamos a montar las capas de Tiramisú, en una fuente añadimos las tarrinas de queso fresco, 3 yemas de huevo (reservamos las claras), 100 gr. de azúcar glas (pulverizado) y la esencia de vainilla (un chorrito), batimos hasta que nos quede cremosa, a parte preparamos la nata montada con el resto de azúcar, siempre glás, sino está pulverizada, la nata no montará, una vez montada la únimos a la mezcla de queso y por último añadimos las tres claras que nos han sobrado a punto de nieve, un truco para que las claras monten bien es echarle un poquito de sal.
Nos quedará una mezcla muy cremosa.

En un molde cuadrado, cubrimos toda la base con bizcochos de soletilla, que previamente habremos mojado, en una mezcla de café, crema de orujo y azúcar.
Encima de los bizcochos, echamos una capa de crema, cubriendo bien, a continuación otra capa de bizcochos, previamente mojados de igual manera que la primera capa y terminamos con otra capa de crema.

Pulverizamos esta última capa con cacao en polvo, podéis hacerlo con el que mas os guste, cacao amargo (mas negro) o simplemente con  Cola-Cao.

Dejar enfriar en la nevera, mínimo durante unas 2 o 3 horas, pero yo suelo hacerlo de un día para otro, porque cuaja más y queda muy muy muy rico.


 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Bizcocho de Naranja y Pasas

Crema de Gambones

Galletas de Avena, naranja y jengibre